El manatí tiene gran relevancia para los ecosistemas acuáticos del mundo

El manati tiene gran relevancia por los ecosistemas acuaticos del mundoPara biólogos y ambientalistas el manatí, una especie con más de 35 millones de años de evolución, tiene una importancia ecológica fundamental para los ecosistemas acuáticos del mundo, ya que son animales herbívoros que evitan el crecimiento desmedido de algas, mangles, malezas o lirio acuático, e incluso evitan la proliferación de zancudos, ya que también ingieren gran cantidad de larvas de insectos.

Asimismo, las heces de estos simpáticos y apacibles animales son muy importantes para otras especies, ya que fertilizan todo el ecosistema acuático, por lo que son vitales para la biodiversidad.

Estos mamíferos, que se encuentran en peligro de extinción, llegan a pesar hasta 500 kilogramos en su edad adulta y pueden vivir hasta 60 años en vida libre y pueden existir lo mismo en agua dulce o salada.

A nivel mundial existen cuatro especies (orden Sirenia): el manatí del Caribe (Trichechus ­ma­na­tus), que habita desde la Península de Florida (Estados Unidos), México, Centroamérica, Las Antillas y hasta Brasil; el manatí amazónico (T.­ inun­guis), que vive en el Río Amazonas, en América del Sur; el manatí africano (T. ­se­ne­gal­en­sis), en la costa oeste de África, y el dugong (Du­gong­ dugon), de las costas del océano Índico y Australia.

Información divulgada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), a la cual foroambiental.com.mx tuvo acceso, destaca que para la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza es una especie amenazada, aunque en México el manatí esta considerado en peligro de extinción.

El doctor en Ciencias Benjamín Morales Vela, uno de los pioneros en el estudio de esta especie y líder del Proyecto Manatí de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), Unidad Chetumal, opina que se trata del herbívoro acuático más grande del mundo, cuya presencia enriquece el intercambio de nutrientes en ambientes costeros y lagunas, pero que en la actualidad enfrenta un riesgo muy importante para su conservación: la pérdida de su hábitat.

Desde hace más de 25 años, Morales Vela ha estudiado esta especie en la zona de Chetumal, Quintana Roo. Sus estudios han abarcado no sólo la investigación de sus características biológicas, importancia ecológica, distribución geográfica y comportamiento, sino que se ha enfocado en un trabajo de conservación y educación ambiental.

Sus esfuerzos e iniciativas —en conjunto con otros investigadores e instancias— dieron como resultado que se declarara la Bahía de Chetumal como Santuario del Manatí a finales de los años 90.

El especialista refirió que en México, los manatíes se localizan en los ríos, lagunas y costas de los estados de Veracruz, Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo; pero sólo en unas cuantas zonas son comunes.

el manati tiene gran relevancia para los ecosistemas acuaticosSegún Morales Vela, en Quintana Roo se les encuentra a lo largo de su costa, pero habitan principalmente en las caletas y cenotes entre Playa del Carmen y Tulum; las bahías Ascensión y del Espíritu Santo, ubicadas en la Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an, y en la Bahía de Chetumal junto con el río Hondo, Laguna Guerrero y Río Nuevo del lado de Belice.

Apuntó que si bien no se cuenta con una estimación exacta del tamaño poblacional del manatí a nivel nacional, los estados que concentran la mayor población son Tabasco, Campeche y Quintana Roo, en esta última entidad se estima que existen sólo unos 200 ejemplares.

Manifestó que el manatí es fundamental para los ecosistemas acuáticos, “su papel como consumidor primario dentro de la cadena trófica y su ubicación en ambientes costeros y lagunares enriquecen de forma efectiva estos ecosistemas someros con bajo intercambio de nutrientes”.

Además, desde un punto de vista de conservación, se le reconoce como una especie “sombrilla” porque al protegerlo se preserva su hábitat y a una gran cantidad de especies de flora y fauna que viven allí.

Recordó que históricamente los manatíes tuvieron un importante valor en la dieta de las comunidades ribereñas indígenas americanas. Se afirma que la tradición del consumo de su carne aún se mantiene en algunas regiones de su distribución mundial; en México, el manatí es cazado esporádicamente para el consumo local en algunas comunidades en Veracruz, Tabasco y Campeche.

“En el caso de Quintana Roo la gente está consciente. Cuando llegué en 1993, todavía se vendían como piezas de artesanía, se hacía uso del hueso del manatí, porque parece marfil. Eso le ponía mercado a una especie en peligro de extinción porque se vendía en ciudades como Yucatán, Cancún, Mérida y Playa del Carmen. Esto se dejó de hacer, así como la gente entró en conciencia de no usar el coral, tampoco habría que usar el hueso del manatí. El mercado se acabó”, explicó el investigador.

el manati tiene gran relevancia para los ecosistemas acuaticosAfirmó que en la actualidad en Quintana Roo, y en general en toda la Península de Yucatán en donde hay presencia de manatíes, la gente está consciente de que es una especie que se debe conservar debido a que, con los años, empezaron a recibir información sobre su importancia.

Para Morales Vela, quien es doctor en Ciencias por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), actualmente el riesgo más importante para esta especie es la pérdida y contaminación de su hábitat.

Y es que las caletas y cenotes con presencia de agua dulce son hábitats de importancia para los manatíes, y han sido utilizados por miles de años por esta especie. Sin embargo, en los últimos años se han convertido en un atractivo turístico enorme por la transparencia de sus aguas, por la mezcla de agua dulce y agua marina.

“El turismo está compitiendo con los manatíes por el uso de un hábitat específico como serían las caletas y los cenotes, que antes eran aguas muy tranquilas y que ahora reciben a miles de turistas al día. Estamos hablando de una pérdida de hábitat; está disponible el hábitat, pero no para los manatíes”.

En las costas de Yucatán, lo que sucede es una mayor presión pesquera. “Ahí tenemos una población muy reducida de manatíes, podría decir que son como animales moviéndose del Golfo al Caribe y nada más”.

Comentó que en el caso del Golfo de México se presenta una situación diferente debido a que la presión está definida por la industria petrolera. Hay una importante presencia de movimiento, tanto en la costa como en los ríos principales, de embarcaciones e infraestructura muy grande.

A su consideración, esos grandes proyectos de infraestructura deberían estar obligados —al estar en una fase de planeación— a incluir investigación profunda en cuanto a la biodiversidad que pueda estar sujeta a modificaciones, lo cual no se hace de forma satisfactoria. “Hacer estudios prospectivos de saber qué pasaría con las especies ante un evento de gran magnitud, como la construcción de una presa, de tal manera de no continuar llevando las especies a un estado de extinción”.

Para el científico, se debe cambiar esa visión, y afirma que si bien se requiere continuar con el desarrollo, al mismo tiempo debe prevalecer una conciencia de conservación de la biodiversidad. “En esta gran problemática está el manatí, que ha usado estos ríos por miles de años, y que ante un evento de estos, cambia toda la dinámica del río y la posibilidad de conectividad de las especies; mientras más conozcamos estos organismos de manera preventiva, podremos encontrar las mejores estrategias para su conservación”.

Aseguró que se tiene que trabajar de manera paralela. “Debemos adelantarnos a esos procesos y ser capaces, como centros CONACYUT, de hacer proyectos de investigación de largo plazo, asociados a proyectos de desarrollo y considerando aspectos ecológicos y sociales, atendiendo la gran biodiversidad que tiene el sureste de México”.

el manati tiene gran relevancia para los ecosistemas acuaticosEn cuanto a investigación científica, Benjamín Morales Vela trabaja, en colaboración con la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), para conocer más sobre los manatíes que viven en el Usumacinta, por lo que desde hace dos años empezaron a marcar animales en la zona.

Y agregó: “Estamos generando la primera información, no teníamos idea de cómo se movían los animales en el Usumacinta, ahora estamos marcándolos con radiotransmisor satelital, estamos viendo sus movimientos, qué áreas usan, cómo las usan, de dónde se desplazan, en dónde prefieren estar, qué tanto se mueven, y esto nos permite tener una idea de cómo apoyar las áreas naturales protegidas y de conservación en cuanto a su reglamentación, con un soporte técnico de investigación formal”.

Finalmente, el científico dijo que para lograr la conservación del manatí se requiere mayor investigación, preservación del hábitat de esta importante especie, así como trabajar directamente con las comunidades, porque sólo así se conseguirá su protección eficaz.

Por todo lo anterior, y ante la mortandad de manatíes que se presenta en el estado de Tabasco debido a la contaminación por metales pesados (de lo que informamos ayer con amplitud en foroambiental.com.mx), es fundamental implementar medidas urgentes para sanear la zona y evitar que las fuentes contaminantes sigan afectando a este mamífero, ya que muchos otros animales, incluidos peces, están en grave riesgo, con los consecuentes impactos a diversas actividades humanas.

Escribidor: Jorge Castañeda

Fundador, Editor y Director General foroambiental.com.mx

(Con parte de información del CONACYT)

Imágenes: Internet

Donativos a Foro Ambiental

Para la realización de notas, artículos y reportajes en Foro Ambiental, así como la administración general de esta página, incluidos los costos de operación y de oficina, requerimos una importante cantidad de recursos económicos que, la mayoría de las veces, rebasan por mucho nuestro precario presupuesto. Por ello, si está dentro de sus posibilidades, mucho agradeceremos sus donativos, que serán utilizados para poder continuar con este esfuerzo cotidiano de periodismo ambiental que venimos realizando desde 2015.

Lo pueden hacer en la cuenta Banamex

Sucursal: 375

Cuenta: 5128987

O bien a la CLABE Interbancaria: 002634037551289872

Muchísimas gracias por su apoyo

 En Internacional
Notas Recomendadas

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search

biodiversidad en los mares gravemente amenazadamarea roja mata a toneladas de animales marinos en Florida