Corrupción del partido verde ecologista vuelve a ser noticia

corrupcion del partido verde ecologistaEl partido verde ecologista (así con minúsculas) ha indignado desde su creación a todos los verdaderos ecologistas del país, a decenas de organizaciones no gubernamentales, así como a prestigiados científicos y académicos, quienes lo aborrecen por el grave daño que ocasiona a quienes realmente trabajan en favor de la Ecología, ya que ha engañado con todo descaro a miles de ingenuos que no tienen idea de cómo surgió y cuáles han sido y son sus verdaderos intereses que, por supuesto, nada tienen que ver con la defensa de la naturaleza.

 

Ya hemos destacado en foroambiental.com.mx cómo surgió este millonario negocio familiar y quiénes han estado detrás de este dizque partido y dizque verde. Pero esta semana, en un artículo publicado por Reforma, se da cuenta del más reciente escándalo de su actual dueño, Jorge Emilio González Martínez, mejor conocido como “El Niño Verde”.

La publicación aludida, firmada por Mirna Ramos, revela que este muy cuestionado “político” construye cuatro lujosas residencias, junto a otras que tiene su familia en San Antonio, Texas, Estados Unidos.

De acuerdo con el diario de circulación nacional, los inmuebles se encuentran ubicados en un exclusivo sector de The Dominion y las propiedades están a nombre de su madre, Letizia Cecilia Martínez; sus hermanas, Érika Cecilia González Martínez y Carla Letizia González Martínez; y la esposa de su ex secretario particular, Elizabeth Regina Díaz Ortiz, la cual ya había sido señalada por participar como prestanombres en uno de los tantos escándalos de corrupción de “El Niño Verde”.

Los cuatro terrenos continuos tienen una extensión de entre 4 mil 500 y 5 mil 800 metros cuadrados cada uno, con un costo que ronda actualmente los 2.5 millones de dólares.

Según documentos oficiales indagados por Reforma, los lotes 17, 18, 19 y 20 de la manzana 37 aparecen al nombre de las empresas Alamo Uno LLC, North Hausse LLC, Alamo Dos LLC y Alamo Tres LLC. Las LLC.

Por cierto, Jorge Emilio González Martínez, actualmente senador con licencia, está a la espera de su sexta candidatura a una diputación federal por la vía plurinominal, es decir, por decisión de la cúpula de ese partido, que ha sido la única forma en que ha sido legislador desde que era prácticamente un adolescente, de ahí su apodo de “El Niño Verde”.

Cabe subrayar que ese partido recibió en 2017 más de 357 millones de pesos y este 2018 recibirá 578 millones de pesos en números redondos. Una cantidad brutal de recursos que sigue enriqueciendo descomunalmente a las familias dueñas de esa camarilla, comenzando por la de El Niño Verde.

Tráfico de influencias en el partido verde ecologista

Pero lo anterior no es lo único que ha surgido recientemente en la prensa nacional respecto a la corrupción que se da en la cúpula del partido verde ecologista (reitero las minúsculas) , ya que la semana pasada una publicación en el portal SinEmbargo, firmada por Ivette Lira, da cuenta del tráfico de influencias de la hija del millonario empresario Ricardo Benjamín Salinas Pliego.

Según la publicación, desde que la legisladora Ninfa Salinas Sada tomó protesta en el Senado por ese partido, el 29 de agosto de 2012, “ha dejado a su paso sospechas de conflicto de interés entre su labor como funcionaria y como empresaria”.

De acuerdo a SinEmbargo, “su labor como legisladora ha sido calificada por representantes de organizaciones civiles y partidos políticos como incongruente y plagado de conflicto de interés. Durante los cerca de seis años que ha ocupado un escaño en el Senado ha impulsado iniciativas de Ley polémicas que de acuerdo con las fuentes consultadas atentan contra la riqueza natural y el equilibrio ambiental del país”.

El artículo de Ivette Lira refiere que “el vínculo para que Salinas Sada debutara como legisladora, declara una fuente anónima, fue la amistad con Jorge Emilio González, conocido como el “Niño Verde” y las relaciones de negocios con Carlos Alberto Puente Salas, hoy dirigente nacional y coordinador del Partido Verde en el Senado”.

Recuerda que “Puente Salas fue asesor de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y Televisión; también fue director de Enlace y Atención Gubernamental en Televisión Azteca –empresa subsidiaria del conglomerado Grupo Salinas, que preside su padre–, compañía en la que también ostentó los cargos de gerente de Estrategias y Desarrollo Político y jefe de Administración de Convenios Públicos”.

Por ello, asienta el artículo, en el partido verde “existe tráfico de influencias y acuerdos establecidos con las televisoras y con el sector energético”, esto de acuerdo a la misma fuente aludida, que agrega que hay mucha gente en ese partido que “no sabe nada sobre medio ambiente, saben sólo de intereses políticos y económicos y Ninfa Salinas no es la excepción. Es gente que está colocada allí por un interés, económico, político o de amistad”.

SinEmbargo también revela que Nifa Salinas Sada nació en Dallas, Texas, Estados Unidos, el 1 de mayo de 1980, y que ha sido diputada y hoy es senadora, pero jamás ha sido electa por los ciudadanos, pues ambos cargos fueron concedidos vía plurinominal, es decir, su partido le dio el puesto directamente.

Asienta que en el Senado de la República, Ninfa Salinas Sada funge actualmente como presidenta de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales e integrante de las comisiones de Relaciones Exteriores América del Norte, de Energía, de Recursos Hidráulicos y de Fideicomiso que promueve la obra artística y pictórica en la estructura arquitéctonica de la nueva sede del parlamento.

Subraya que en 1999, con sólo 19 años de edad, Ninfa Salinas Sada se incorporó al área de Mercadotecnia de Grupo Elektra. Fue además directora general de Promoespacio, una empresa de publicidad, y de Agencia i, compañía líder en investigación de mercados en el país.

Actualmente, y a la par de su labor en el Senado, funge como presidenta de los consejos consultivos de Grupo Salinas. Además es presidenta y socia fundadora de Grupo Dragón, compañía de generación de energía renovable eólica, geotérmica y solar instituida en 2011.

La publicación de SinEmbargo continúa de manera textual: 

La legisladora y empresaria fue quien presentó la iniciativa con proyecto de decreto para expedir la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección al Ambiente del Sector Hidrocarburos. Recientemente, una reforma a esa Ley, promovida también por Salinas Sada, fue duramente criticada por organizaciones de la sociedad civil al considerar que se le confiere más poder al Gobierno federal en turno –desde las más altas esferas– para evitar vigilancia a las empresas y se les permita continuar con la contaminación del país.

Lo anterior, porque, explicó la Alianza contra el Fracking, la reforma incorpora el artículo 27 Bis que le da la facultad al Presidente de la República –en este caso Enrique Peña Nieto– de designar a los cinco vocales que conformarán el Órgano de Gobierno de la Agencia.

En octubre de 2016, impulsó la Ley General de Biodiversidad, actualmente detenida, pero también sumamente criticada por ambientalistas y académicos. En su momento, Salinas Sada afirmó que de aprobarse, la LGB “colocaría a México a la vanguardia en el tema de protección al medio ambiente”. No obstante, los opositores manifestaron que la Ley dejaría desamparadas a las áreas naturales protegidas (ANP) para llevar a cabo actividades mineras y de fracking o fractura hidráulica.

Esa última técnica de extracción de petróleo y gas, han advertido especialistas, es altamente dañina para el medio ambiente y, encima, requiere de miles de litros de agua.

“La fracturación de un solo pozo requiere entre 9 y 29 millones de litros de agua. El ritmo de explotación anual de 9,000 nuevos pozos en Estados Unidos que se pretende exportar a México supondría un volumen de agua equivalente al necesario para cubrir el consumo doméstico (100lts/pers/día) de entre 1.8 y 7.2 millones de personas en un año. Ello acarreará la disminución de la cantidad de agua disponible, lo que pondría en peligro los ecosistemas y la realización del derecho humano al agua y a la alimentación. En estados como Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, regiones donde esta actividad ya se está realizando, la disponibilidad de agua es limitada al tratarse de regiones con alto estrés hídrico (donde la demanda es mayor a la disponibilidad)”, explica la Alianza contra el Fracking.

Otro ejemplo que generó suspicacias sobre el accionar de la Senadora del Verde se dio en 2014, cuando la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) otorgó a la empresa Desarrollos Zapal, subsidiaria de Grupo Invecture, relacionada con Grupo Salinas, la autorización para construir la mina a cielo abierto “Los Cardones” en un ANP de Baja California Sur. Aunque, finalmente, el año pasado el Tribunal Federal de Justicia Administrativa decretó la nulidad, dio a conocer el medio Pie de Página.

En este sentido, el Artículo 8 de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas en su Fracción XI señala a la letra las obligaciones de todo servidor público, entre las que destaca evitar el conflicto de interés.

“Excusarse de intervenir, por motivo de su encargo, en cualquier forma en la atención, tramitación o resolución de asuntos en los que tenga interés personal, familiar o de negocios, incluyendo aquéllos de los que pueda resultar algún beneficio para él, su cónyuge o parientes consanguíneos o por afinidad hasta el cuarto grado, o parientes civiles, o para terceros con los que tenga relaciones profesionales, laborales o de negocios, o para socios o sociedades de las que el servidor público o las personas antes referidas formen o hayan formado parte”, dice a la letra.

Ante estas evidencias, Ninfa Salinas Sada ha sido señalada por partidos de oposición y defensores ambientalistas como una Senadora que legisla sólo en favor de sus intereses, los de su familia y los de sus amigos.

En entrevista para SinEmbargo, José Francisco Gallardo Rodríguez, General Brigadier y defensor de los derechos humanos, afirma que durante la participación de Salinas Sada a inicios de la LXII legislatura, “la cachamos intentando legislar para su papá en los temas de minería y eólicas”. El general recuerda que tras ser señalada por el conflicto de interés, finalmente desistió de proponer las iniciativas.

“Entre 2013 y 2014, ella presentó un asunto de telecomunicaciones, ligado a los negocios que tiene su papá […] Se descubrió que había conflicto de interés porque estaba apoyando a las empresas de su padre. Además, no es posible que siendo ella defensora de la ecología esté impulsando leyes o proyectos de reforma que van en contra de la ecología, como los de energía y minería”, expuso el General, quien se desempeñó como coordinador de asesores en el Senado de la República de 2013 a 2015.

“Es una Senadora para asuntos de carácter familiar. Está con los verdes que están en alianza con el PRI, que son los que empujaron la Reforma Energética y otras que impulsó Enrique Peña Nieto. Es una Senadora que legisla para los intereses particulares de ella y de las empresas que tiene su padre”, agregó Gallardo Rodríguez.

Por su parte, Alejandro Olivera Bonilla, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, consideró que, sin duda, la empresaria tiene un conflicto de interés porque mientras legisla “no se deslinda de los quehaceres de Grupo Salinas”. Agregó también que mientras continúe con una participación empresarial activa y como Senadora, “por supuesto que nunca va a legislar sobre algo que vaya en contra de los intereses del sector empresarial que representa”.

“Deslindarse del conflicto de interés no será posible, mientras [Ninfa Salinas Sada] tenga dos trabajos: como legisladora y ejecutiva de Grupo Salinas. Nunca va a legislar para frenar o poner mayores regulaciones al sector empresarial, al contrario va a beneficiarlo, de allí el conflicto de interés”, destacó el activista.

Olivera Bonilla laboraba para Greenpeace México cuando la mujer comenzó su carrera política, recuerda que alrededor del año 2009 Salinas se acercó a la organización civil con presencia internacional y mostró interés por escuchar las problemáticas ambientales, pero jamás cumplió con legislar a favor del sector.

“Ofreció total apertura, después todo cambió, nunca más ha tenido otro acercamiento, nunca ha trabajado con las organizaciones de la sociedad civil en el tema ambiental. [Aquella reunión] sólo fue un intercambio de experiencias que al final no derivó en nada”, rememoró.

Por si fuera poco, en junio de 2014, la entonces Senadora Layda Sansores San Román denunció la existencia de conflicto de interés en el actuar de Salinas Sada por participar en las comisiones dictaminadoras de la legislación energética, y paralelamente ser la presidenta de la subsidiaria de Grupo Salinas, con negocios en la industria eléctrica en Chiapas y Jalisco.

(Hasta aquí la publicación de SinEmbargo)

El partido verde ecologista es repudiado por los verdaderos ambientalistas

Por lo anterior, el partido verde (nuevamente reitero las minúsculas) ha sido repudiado desde su fundación por los verdaderos ecologistas, al grado de que en 2016, por lo menos 35 asociaciones civiles y decenas de ambientalistas, científicos y académicos, firmaron un desplegado que se publicó en los principales medios nacionales, en el que repudiaban a ese partido y a todos sus dirigentes, acusándolos de corruptos y de favorecer intereses de empresarios sin escrúpulos que atentan gravemente contra el medio ambiente.

En ese desplegado, los 359 firmantes destacaban que los integrantes del partido verde ecologista tienen como único objetivo favorecerse de turbios negocios, del dinero público y de funcionarios corruptos, al tiempo que subrayaban que su actuar ha sido siempre “para brindar facilidades a negocios de inversionistas nacionales y extranjeros cayendo en actos de corrupción y de reparto de posiciones entre familiares y amigos”.

Y “como si todo lo anterior no bastara”, asienta el desplegado, “su despilfarro de recursos públicos y las violaciones reiteradas en los procesos electorales constituyen una vergüenza”.

Además de varios desplegados de repudio, en la plataforma Change.org la ciudadanía pidió su desaparición con casi 150 mil firmas, documento que le fue enviado al Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), en el que le exigían retirar el registro al partido verde ecologista de México (PVEM) por la violación sistemática a la legislación electoral.

Los verdaderos partidos verdes sí son ejemplo del trabajo incansable a favor del planeta

Hay que recordar que los auténticos partidos verdes en el mundo comenzaron a organizarse a partir de la década de 1960 y en sus inicios se situaron fuera del sistema político-partidista de sus respectivos países, teniendo como objetivo fundamental la defensa del planeta, la preservación de la biodiversidad, la lucha contra la contaminación y el combate para frenar la sobrepoblación.

El primer partido verde europeo se constituyó en Gran Bretaña en 1973 y trató de alertar sobre el grave peligro que constituía el crecimiento desmedido de la población, ya que esto ponía a la Tierra al límite de sus recursos y estaba mermando aceleradamente su capacidad para absorber la contaminación.

Cabe señalar que las organizaciones verdes de ese tiempo motivaron el debate, surgido en los años 60, sobre la imperiosa necesidad de establecer límites al desmedido crecimiento poblacional y el cuidado de los recursos naturales, dando como resultado que se instituyera el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), creado en 1972 para promover la toma de conciencia internacional sobre los problemas medioambientales que desde entonces nos afectan.

A medida que la preocupación por la degradación del medio ambiente crecía en los países más desarrollados de Europa, los partidos verdes fueron entrando en su principal fase de desarrollo y sus integrantes entendieron que para tener una mayor influencia y resultados concretos en sus países y en el mundo, tendrían que integrarse al sistema partidista tradicional.

De esta manera se comenzaron a constituir partidos verdes en países como Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Irlanda, Inglaterra y Suiza, entre otros.

Posteriormente, en todos los países más avanzados de Europa lograron obtener un número cada vez mayor de escaños en municipios, gobiernos regionales y nacionales, así como en las instituciones más influyentes de la Unión Europea.

Con ello se fue consolidando su presencia como una gran fuerza política pujante, que realmente ha logrado cambios muy significativos en favor de la naturaleza en las últimas décadas, así como en la creación de una conciencia entre sus sociedades enfocada a proteger el planeta.

El partido verde ecologista es una vergüenza que indigna a México

En nuestro país, por desgracia, estamos muy lejos de contar con una organización política que trabaje en favor del medio ambiente y busque solucionar los graves problemas que atentan contra la naturaleza, ya que quienes crearon el partido verde ecologista, que fue registrado como tal en 1991, lo hicieron con el único objetivo de obtener cuantiosas ganancias económicas, puestos políticos, tráfico de influencias y todo tipo de prebendas para su beneficio.

Incluso, el periodista y escritor José Martínez M., quien en aquellos años criticó severamente lo que denominó “una auténtica farsa”, refiriéndose al PVEM, dijo que el principal impulsor de ese partido, el ex priísta Jorge González Torres, “siempre lucía chamarras de piel de distintas especies animales, por eso a quienes lo conocíamos nos sorprendió que un buen día se presentara como un ‘ecologista’”.

Otro periodista, Julio Hernández López, lo ha definido siempre como “el partido de las cuatro mentiras”, pues asegura que ni es partido, ni es verde, ni es ecologista, ni es de México, en lo que, por supuesto, este escribidor está totalmente de acuerdo.

Además, la mayor parte de los ambientalistas, científicos y académicos que en aquél entonces se consolidaban como voces autorizadas en favor de la Ecología, como Iván Restrepo, Homero Aridjis, Ramón Ojeda Mestre, Alejandro Calvillo, Regina Barba Pírez, Jesús Estudillo, Alfonso Ciprés Villarreal, Bernardo Villa, Humberto Bravo, entre muchos otros, arremetieron contra el PVEM considerando que lo único que propiciaría sería la desacreditación y desarticulación del verdadero movimiento ecologista en México.

Pero también muchos políticos lo han criticado hasta el cansancio, uno de ellos es el ex presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Pablo Gómez, quien lo definió de la siguiente manera en un artículo en la revista Proceso: “El Partido Verde, así llamado, carece de vínculos con las asociaciones internacionales de partidos ecologistas del mundo, no tiene tampoco la menor relación con otras organizaciones defensoras del medio ambiente. En México, carece de contacto con cualquier agrupación ecologista, ya sea de asociaciones no gubernamentales o de grupos de la academia. Es más, todos los ecologistas de México y del resto del mundo se avergüenzan por el hecho de que el PVEM, así llamado, se ostente como verde y como ecologista sin tener la menor relación con el movimiento nacional y mundial de defensa de la naturaleza”.

Y abundó: “El Verde fue producto de una decisión del gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Después, apoyó a Vicente Fox. Luego se alió con el PRI. Nunca ha sido nada por sí mismo. Es un grupo de personas que se dedica al negocio del tráfico de influencias, carente del menor principio ideológico o político, con capacidad de argumentar lo que sea en el momento que sea para defender a quien sea, siempre que todo eso deje dinero”.

Podríamos incluir muchas más opiniones de personajes que han fustigado a este falso partido verde, pero su descrédito es tal, que simplemente hay que buscar referencias en Internet para comprender a plenitud la gigantesca farsa que representa y el daño que le ha hecho y sigue haciendo a la Ecología.

Sólo debemos tomar en cuenta que esta organización político-partidista, fundada por el ex priísta Jorge González Torres, quien fue su primer presidente y dueño, le heredó el jugoso negocio a su hijo, el tristemente célebre “Niño Verde”, Jorge Emilio González Martínez, quien emulando a su padre lo ha consolidado como una empresa disfrazada de partido político, que además de obtener cuantiosos recursos del erario y de sus turbios negocios, sólo busca seguir enriqueciendo a las múltiples familias cercanas que lo conforman, plagadas de los llamados mirreyes, que siguen incrementando sus millones, sus puestos políticos y sus múltiples prebendas.

Por ello, las legisladoras y legisladores del PVEM se ufanan de sus relaciones políticas con los más altas esferas partidistas, en especial con las del PRI, partido del que es títere el dizque verde ecologista desde el 2003.

Y esto viene a cuento porque cuando surgió el PVEM criticaba a su ahora amo y señor, el PRI, por considerarlo culpable de todos los males ambientales que sufre nuestro país, por ello se hizo aliado del PAN en la campaña presidencial que llevó a Vicente Fox a la Presidencia de la República, pero cuando el presidente no le dio a Jorge González Torres la titularidad de la dependencia encargada del medio ambiente, ni a sus familiares los puestos clave que exigía, el dizque ecologista rompió la alianza para después sumarse a las filas priístas, que es de donde él surgió.

Lo anterior demuestra como dirigentes e integrantes del nefasto partido verde ecologista no han tenido nunca ideología, ni principios, ni valores y mucho menos una plataforma enfocada a la defensa de la naturaleza y al cuidado del medio ambiente.

Y creo que para los lectores de foroambiental.com.mx queda muy claro que para quienes conforman esta camarilla de juniors o mirreyes disfrazados de supuestos ecologistas, su única y verdadera pasión es tratar de obtener la mayor cantidad de billetes, en el menor tiempo posible, sobre todo si se trata de dólares estadounidenses, por cuyo color sí se pueden definir orgullosamente como amantes de lo verde, pero sólo de ese verde monetario.

Por ello, muchos aseguran que en lugar de un tucán, el logo de ese partido debería tener un buitre, porque los integrantes de esa camarilla actúan como esas aves rapaces, comportándose como auténticos buitres de la política y del dinero de nuestros impuestos.

Escribidor: Jorge Castañeda

Fundador, Editor y Director General foroambiental.com.mx

Imagen: Internet

 En Ciudad de México, Estados, Nacional, Reportajes Especiales
Notas Recomendadas
Showing 11 comments
  • Nancy Garza García
    Responder

    Datos muy interesantes sobre la corrupción del Partido Verde, lo malo es que esto no se difunda en medios televisivos, porque si se conociera por el público en general, sin duda este partido ya habría perdido su registro por falta de votos. Me solidarizo con la idea de difundir este reportaje entre todos nuestros contactos y felicito a Jorge Castañeda por su labor profesional en estos temas tan relevantes.

  • Yolanda Carranza
    Responder

    Por quien debemos votar es por la coalición que encabeza Ricardo Anaya, que es el único que le puede ganar al mesías tropical de AMLO.

  • Saúl García Castro
    Responder

    Jamás hay que votar por el Verde, ni por el PRI, que son sinónimo de corrupción absoluta. Felicito a Jorge Castañeda por este interesante y revelador reportaje.

  • Susana Bermudez
    Responder

    Hay que difundir esta información entre familiares, contactos en redes, correos electrónicos, conocidos, vecinos y compañeros de trabajo para que nadie emita un voto más al Partido Verde

  • Vicente Romero
    Responder

    LA MAYOR PARTE DE LOS INTEGRANTES DEL PARTIDO VERDE SON CORRUPTOS Y NADA TIENEN QUE VER CON LA LUCHA EN FAVOR DEL MEDIO AMBIENTE, PERO EN MÉXICO HAY MUY POCA CULTURA POLÍTICA Y POR ESO SUBSISTEN PARTIDOS COMO ESTE, QUE DAÑAN TERRIBLEMENTE AL PAÍS.

  • Fernando Collado
    Responder

    Ojalá que esto se difundiera además de internet y redes sociales en las televisoras, pero los intereses económicos y políticos hacen que los noticieros de televisión no digan nada de las atrocidades del Partido Verde.

  • Fabiola Castro
    Responder

    Muy bien dicho, es un partido de buitres.

  • Rosa María Díaz
    Responder

    Y NO SE NOS OLVIDE QUE EL NIÑO VERDE, ADEMÁS DE CORRUPTO AL IGUAL QUE SU PADRE, TAMBIEN ES ASESINO, YA QUE MATÓ A UNA JOVEN EXTRANJERA EN SU LUJOSA SUITE DE CANCUN.

  • Anónimo
    Responder

    EL NIÑO VERDE Y TODOS LOS FIFIS DE SU PINCHE PARTIDO ADEMAS DE PROBADOS CORRUPTOS Y TRAFICANTES DE INFLUENCIAS SON LAME HUEVOS DEL PRI.

  • Carolina Arce
    Responder

    EL PARTIDO VERDE ES TAN CORRUPTO Y APESTA TANTO COMO EL PRI Y QUIENES VOTAN POR ESTOS PARTIDOS SON TRAIDORES A LA PATRIA

  • Anónimo
    Responder

    Verdaderamente indignante que este partido, lleno de pirrurris, siga burlándose de todo México

Dejar un comentario

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search

CDMX prohibe utilizacion de delfines y otros mamiferos marinossustancias aromaticas pueden sustituir a los plaguicidas