top2

Zona muerta en el Golfo de México sigue creciendo por la contaminación

zona muerta en el Golfo de Mexico sigue creciendo por la contaminacionLa Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) informó que una gran porción de la cuenca atlántica en el Golfo de México, conocida como zona muerta debido a que en ella no es posible la vida marina, alcanzó su mayor tamaño en la historia, lo que preocupa a la comunidad científica internacional.

Esta zona muerta se ubica en la desembocadura del río Misisipi, que cruza 10 estados de la Unión Americana antes de llegar al Golfo de México, muy cerca de Nueva Orleans.

De acuerdo a datos revelados por la NOAA, a los cuales foroambiental.com.mx tuvo acceso, los científicos establecieron que este 2017 la zona muerta alcanzó una extensión de 22 mil 729 kilómetros cuadrados, lo que es casi equivalente a la superficie total de El Salvador y donde entraría 15 veces toda la Ciudad de México.

Se trata de la mayor extensión alcanzada por esta área desde que se comenzó a medir, en 1985.

Robert Magnien, director del Centro de Investigaciones Patrimoniales de los Océanos Costeros de la NOAA, explicó que este inédito crecimiento de la zona muerta está relacionada fundamentalmente con actividades humanas y la contaminación que provocan.

Señaló que los desechos que generan las personas, el incremento de la agricultura en la zona y el uso de fertilizantes y otros agentes químicos influyeron en la expansión de esta área en el Golfo de México, donde la vida marina es inviable.

Dijo que el gran tamaño alcanzado por la zona muerta muestra que la contaminación causada por nutrientes, principalmente debido a las actividades agrícolas, afecta cada vez más a los recursos costeros y hábitats en el Golfo de México.

Refirió que los nutrientes, producto del uso de fertilizantes, son arrastrados río abajo por el Misisipi y estimulan el crecimiento masivo de algas y plancton que después se descomponen, lo cual consume el oxígeno vital para que exista vida marina en el área.

La descomposición de estos organismos aumenta los niveles de nitrógeno y fósforo.

El científico añadió que “varias especies y sistemas ambientales se encuentran comprometidos por la expansión de la zona muerta, pues la escasez de oxígeno provoca la pérdida del hábitat de los peces y los fuerza a trasladarse a otras áreas para sobrevivir.

Recordó que otro efecto es la disminución de las capacidades reproductivas en las especies y una reducción en el tamaño promedio de los mismos.

A todo lo anterior hay que añadir que existen áreas en el Golfo de México que se han visto severamente afectadas por derrames petroleros.

Robert Magnien precisó que además de las consecuencias ambientales, el crecimiento de la zona muerta tiene impactos económicos que afectan en forma importante a los pobladores de la región del Golfo de México.

Como ejemplo, mencionó la disminución del tamaño y la cantidad de los camarones, cuya pesca es una de las actividades principales en esta área.

En el mismo sentido, un estudio reciente encargado por la NOAA a la Universidad de Duke estableció que la expansión de la zona muerta provocó que el precio del camarón marrón aumente debido a su escasez, afectando no sólo a la economía de la zona sino a los mercados de alimentos marinos.

Por su parte, Steven Thur, uno de los directores de la NOAA, explicó que las mediciones de esta zona muerta en el Golfo de México son útiles para anticipar tendencias y prevenir los impactos negativos que pueda producir.

Y abundó: “Estas mediciones permiten fijar mejores estrategias para reducir los impactos sobre la sostenibilidad y la productividad de nuestros recursos costeros y la economía”.

Cabe destacar que la anterior mayor expansión de la zona muerta en el Golfo de México fue en 2002, cuando alcanzó los 22 mil kilómetros cuadrados, mientras que el tamaño promedio de esta área sin vida marina en los últimos cinco años fue de alrededor de 15 mil kilómetros cuadrados.

Sin embargo ahora, con las nuevas mediciones que señalan que esta zona muerta es de 22 mil 729 kilómetros cuadrados, la preocupación crece, como también deben aumentar los trabajos para lograr reducir este crecimiento.

Por lo pronto, el objetivo del grupo de trabajo del Golfo de México, una organización dependiente de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, es que la zona muerta abarque menos de 5 mil kilómetros cuadrados de superficie marina.

Entre las actividades que el gobierno estadounidense realiza para reducir el tamaño de esta área está la coordinación con los agricultores en el Golfo de México para que el impacto del uso de los fertilizantes en la cuenca del río Misisipi sea menor y así menos de los nutrientes lleguen a la desembocadura de ese afluente.

Finalmente, la información de la NOAA indica que según los cálculos de diversas organizaciones científicas, se estima que existen más de 350 zonas muertas en el mundo y que la cifra aumenta año tras año debido al incremento de contaminantes.

Redacción: foroambiental.com.mx

(Con parte de información e imagen de la NOAA)

, , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario