top2

Podredumbre del Partido Verde Ecologista de México

podredumbre del partido verde ecologista de MexicoEl Partido Verde Ecologista de México ha indignado, desde su creación, a todos los verdaderos ecologistas del país, a decenas de organizaciones no gubernamentales y a prestigiados científicos y académicos, quienes lo aborrecen por el grave daño que ocasiona a quienes realmente trabajan en favor de la Ecología y del medio ambiente, engañando con todo descaro a miles de ingenuos que no tienen idea de cómo surgió y cuáles han sido y son sus verdaderos intereses que, por supuesto, nada tienen que ver con la defensa de la naturaleza, ya que en realidad es un nido de juniors arribistas de la política y paleros del PRI.

Incluso, por lo menos 35 asociaciones civiles y decenas de ambientalistas, científicos y académicos, firmaron el año pasado un desplegado que se publicó en varios de los principales medios nacionales, en el que repudiaban a ese partido y a todos sus dirigentes, acusándolos de corruptos y de favorecer intereses de empresarios sin escrúpulos que atentan gravemente contra el medio ambiente.

En ese desplegado, los 359 firmantes destacaban que los integrantes del Partido Verde Ecologista de México tienen como único objetivo favorecerse de turbios negocios, del dinero público y de funcionarios corruptos, al tiempo que subrayaban que su actuar ha sido siempre “para brindar facilidades a negocios de inversionistas nacionales y extranjeros cayendo en actos de corrupción y de reparto de posiciones entre familiares y amigos”.

Y “como si todo lo anterior no bastara”, asienta el desplegado, “su despilfarro de recursos públicos y las violaciones reiteradas en los procesos electorales constituyen una vergüenza”.

Además de varios desplegados de repudio, en la plataforma Change.org la ciudadanía pidió su desaparición con casi 150 mil firmas, documento que le fue enviado al Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), en el que le exigían retirar el registro al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) por la violación sistemática a la legislación electoral.

Los verdaderos partidos verdes sí son ejemplo del trabajo incansable a favor del planeta

Hay que recordar que los auténticos partidos verdes en el mundo comenzaron a organizarse a partir de la década de 1960 y en sus inicios se situaron fuera del sistema político-partidista de sus respectivos países, teniendo como objetivo fundamental la defensa del planeta, la preservación de la biodiversidad, la lucha contra la contaminación y el combate para frenar la sobrepoblación.

El primer partido verde europeo se constituyó en Gran Bretaña en 1973 y trató de alertar sobre el grave peligro que constituía el crecimiento desmedido de la población, ya que esto ponía a la Tierra al límite de sus recursos y estaba mermando aceleradamente su capacidad para absorber la contaminación.

Cabe señalar que las organizaciones verdes de ese tiempo motivaron el debate, surgido en los años 60, sobre la imperiosa necesidad de establecer límites al desmedido crecimiento poblacional y el cuidado de los recursos naturales, dando como resultado que se instituyera el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), creado en 1972 para promover la toma de conciencia internacional sobre los problemas medioambientales que desde entonces nos afectan.

A medida que la preocupación por la degradación del medio ambiente crecía en los países más desarrollados de Europa, los partidos verdes fueron entrando en su principal fase de desarrollo y sus integrantes entendieron que para tener una mayor influencia y resultados concretos en sus países y en el mundo, tendrían que integrarse al sistema partidista tradicional.

De esta manera se comenzaron a constituir partidos verdes en países como Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Irlanda, Inglaterra y Suiza, entre otros.

Posteriormente, en todos los países más avanzados de Europa lograron obtener un número cada vez mayor de escaños en municipios, gobiernos regionales y nacionales, así como en las instituciones más influyentes de la Unión Europea.

Con ello se fue consolidando su presencia como una gran fuerza política pujante, que realmente ha logrado cambios muy significativos en favor de la naturaleza en las últimas décadas, así como en la creación de una conciencia entre sus sociedades enfocada a proteger el planeta.

Partido Verde Ecologista de México, vergüenza que indigna

podredumbre del partido verde ecologista de MexicoEn nuestro país, por desgracia, estamos muy lejos de contar con una organización política que trabaje en favor del medio ambiente y busque solucionar los graves problemas que atentan contra la naturaleza, ya que quienes crearon el dizque Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que fue registrado como tal en 1991, lo hicieron con el único objetivo de obtener cuantiosas ganancias económicas, puestos políticos, tráfico de influencias y todo tipo de prebendas para su beneficio.

Incluso, el periodista y escritor José Martínez M., quien en aquellos años criticó severamente lo que denominó “una auténtica farsa”, refiriéndose al PVEM, dijo que el principal impulsor de ese partido, el ex priísta Jorge González Torres, “siempre lucía chamarras de piel de distintas especies animales, por eso a quienes lo conocíamos nos sorprendió que un buen día se presentara como un ‘ecologista’”.

Otro periodista, Julio Hernández López, lo ha definido siempre como el partido de las cuatro mentiras, pues asegura que ni es partido, ni es verde, ni es ecologista, ni es de México, en lo que, por supuesto, este escribidor está totalmente de acuerdo.

Además, la mayor parte de los ambientalistas, científicos y académicos que en aquél entonces se consolidaban como voces autorizadas en favor de la Ecología, como Iván Restrepo, Homero Aridjis, Ramón Ojeda Mestre, Alejandro Calvillo, Regina Barba Pírez, Jesús Estudillo, Alfonso Ciprés Villarreal, Bernardo Villa, Humberto Bravo, entre muchos otros, arremetieron contra el PVEM considerando que lo único que propiciaría sería la desacreditación y desarticulación del verdadero movimiento ecologista en México.

Pero también muchos políticos lo han criticado hasta el cansancio, uno de ellos es el ex presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Pablo Gómez, quien lo definió de la siguiente manera en un artículo en la revista Proceso: “El Partido Verde, así llamado, carece de vínculos con las asociaciones internacionales de partidos ecologistas del mundo, no tiene tampoco la menor relación con otras organizaciones defensoras del medio ambiente. En México, carece de contacto con cualquier agrupación ecologista, ya sea de asociaciones no gubernamentales o de grupos de la academia. Es más, todos los ecologistas de México y del resto del mundo se avergüenzan por el hecho de que el PVEM, así llamado, se ostente como verde y como ecologista sin tener la menor relación con el movimiento nacional y mundial de defensa de la naturaleza”.

podredumbre del partido verde ecologista de MexicoY abundó: “El Verde fue producto de una decisión del gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Después, apoyó a Vicente Fox. Luego se alió con el PRI. Nunca ha sido nada por sí mismo. Es un grupo de personas que se dedica al negocio del tráfico de influencias, carente del menor principio ideológico o político, con capacidad de argumentar lo que sea en el momento que sea para defender a quien sea, siempre que todo eso deje dinero”.

Podríamos incluir muchas más opiniones de personajes que han fustigado al Partido Verde Ecologista de México, pero su descrédito es tal, que simplemente hay que buscar referencias en Internet para comprender a plenitud la gigantesca farsa que representa y el daño que le ha hecho y sigue haciendo a la Ecología.

Sólo debemos tomar en cuenta que esta organización político-partidista, fundada por el ex priísta Jorge González Torres, quien fue su primer presidente, le heredó el jugoso negocio a su hijo, el tristemente célebre “Niño Verde”, Jorge Emilio González Martínez, quien emulando a su padre lo ha consolidado como una empresa disfrazada de partido político, que además de obtener cuantiosos recursos del erario y de sus turbios negocios, sólo busca seguir enriqueciendo a las múltiples familias cercanas que lo conforman, plagadas de los llamados mirreyes, que siguen incrementando sus millones, sus puestos políticos, sus prebendas y su arrogancia, a costa de nuestros impuestos.

podredumbre del partido verde ecologista de MexicoPor ello, las legisladoras y legisladores del PVEM se ufanan de sus relaciones políticas con los más altas esferas partidistas, en especial con las del PRI, partido del que es títere el dizque verde ecologista desde el 2003.

Y esto viene a cuento porque cuando surgió el PVEM criticaba a su ahora amo y señor, el PRI, por considerarlo culpable de todos los males ambientales que sufre nuestro país, por ello se hizo aliado del PAN en la campaña presidencial que llevó a Vicente Fox a la Presidencia de la República, pero cuando el presidente no le dio a Jorge González Torres la titularidad de la dependencia encargada del medio ambiente, ni a sus familiares los puestos clave que exigía, el dizque ecologista rompió la alianza para después sumarse a las filas priístas, que es de donde él surgió.

podredumbre del partido verde ecologista de Mexico Lo anterior demuestra como dirigentes e integrantes del dizque partido, dizque verde, dizque ecologista y supuestamente de México, no han tenido nunca ideología, ni principios, ni valores y mucho menos una plataforma enfocada a la defensa de la naturaleza y al cuidado del medio ambiente.

Y creo que para los lectores de foroambiental.com.mx queda muy claro que quienes conforman esta camarilla de juniors arribistas a la política, disfrazados de supuestos ecologistas, su única y verdadera pasión es tratar de obtener la mayor cantidad de billetes, en el menor tiempo posible, sobre todo si se trata de dólares estadounidenses, por cuyo color sí se pueden definir orgullosamente como amantes de lo verde, pero sólo de ese verde monetario.

Escribidor: Jorge Castañeda

Director Editorial foroambiental.com.mx

Imágenes: Internet

 

, , , , , , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario