top2

PEMEX culpable de ecocidios y tragedias humanas

guadalajara-22-de-abril

La negligencia y la corrupción imperantes desde hace décadas en Petróleos Mexicanos (PEMEX) han originado un sinnúmero de ecocidios en nuestro país, muchos de los cuales, además de afectar gravemente el medio ambiente, han originado también gigantescas tragedias humanas.

Justo un 22 de abril de 1992, por ironías del destino Día Mundial de la Tierra, la ciudad de Guadalajara, Jalisco, padeció una de sus peores catástrofes, ocasionada por el derrame de cientos de miles de litros de gasolina al drenaje de la capital tapatía.

Y aunque diversos medios de comunicación demostramos que funcionarios y personal de la entonces paraestatal fueron los responsables, todos los involucrados resultaron finalmente exonerados y los hechos criminales quedaron en la total impunidad.

Ello a pesar de que las explosiones provocadas por PEMEX originaron la muerte de 206 personas, mil 800 heridos, varios desaparecidos, así como daños materiales incalculables.

La catástrofe se registró poco después de las 10:00 horas, cuando ocurrieron cerca de 10 estallidos en el colector oriente de Guadalajara. Las explosiones sorprendieron a los vecinos del Sector Reforma, de los cuatro en los que se dividía la ciudad, arrasando cerca de 14 kilómetros de calles y destruyendo 126 manzanas.

Días antes, al menos desde el 19 de abril, los vecinos habían alertado a las autoridades sobre un intenso olor a gasolina y los gases que brotaban de las alcantarillas en diferentes partes del Sector Reforma, incluso se hicieron denuncias a través de la radio.

Pero a pesar de las advertencias y de que incluso personal de PEMEX supuestamente verificó la situación, auxiliado por el Cuerpo de Bomberos, la tragedia sobrevino.

Este escribidor, entonces reportero-investigador del programa “60 Minutos” de Televisa, llegó esa tarde a Guadalajara para realizar un reportaje sobre la tragedia.

guadalajara-22-de-abril-2La zona del Sector Reforma parecía una zona recién bombardeada, la destrucción era total en muchas de las manzanas, y los vehículos que permanecían en azoteas de casas, así como las auténticas barrancas en que se convirtieron las calles, daban una idea clara sobre la magnitud de las terribles explosiones.

Decenas de personas permanecían entre los escombros y se podía sentir como propio el dolor de muchos de sus familiares, que aún tenían esperanza de encontrarlos con vida.

PEMEX culpó a una aceitera por las explosiones

Desde el mediodía de ese 22 de abril, en un comunicado oficial divulgado por PEMEX, la entonces paraestatal responsabilizó directamente a la fábrica de aceites La Central por haber vertido hexano al drenaje, pretendiendo así culpar a esa empresa por las fatales explosiones.

Incluso, el entonces titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (SEDUE), Luis Donaldo Colosio Murrieta, avaló la versión de PEMEX, declarando que la aceitera en cuestión era la causante de la catástrofe, lo mismo que hiciera el entonces gobernador de Jalisco, Guillermo Cosío Vidaurri, que abiertamente culpó a La Central por las explosiones.

Pero durante la investigación periodística que realizamos para “60 Minutos” pudimos comprobar, desde la mañana del 23 de abril, que la aceitera acusada, aunque sí manejaba hexano, sustancia sumamente explosiva, no tenía conexión con el drenaje que desembocaba al Sector Reforma, por lo que la mentira de PEMEX comenzó a conocerse.

También algunos bomberos nos confirmaron que desde al menos dos días antes de las explosiones habían alertado a funcionarios de la paraestatal sobre la presencia de gasolina en el drenaje del Sector Reforma.

El 23 de abril se detectó una de las grandes fugas de gasolina Nova, justo en el drenaje que sí se conecta con el del Sector Reforma, con lo que se puso en evidencia cuál era la verdadera causa de la tragedia, todo lo que fue detalladamente demostrado en ese reportaje del programa “60 Minutos”.

Pero más aún, semanas después de la tragedia, versiones de trabajadores de PEMEX, así como algunos bomberos que habían advertido sobre la presencia de gasolina en el drenaje del Sector Reforma, aseguraron a medios de comunicación en Guadalajara, que técnicos de la paraestatal habían comenzado a detectar en sus manómetros una descompresión en el fluido de gasolina a través del poliducto sur, proveniente de la Refinería de Salamanca, lo que ocurrió varios días antes de ese fatídico 22 de abril, sin que PEMEX hiciera nada para evitar la tragedia.

Los culpables quedaron en la impunidad absoluta

Luego de las explosiones, y por haber ordenado la misma noche del 22 de abril la utilización de maquinaria pesada para remover los escombros, a pesar de que muchas personas podían estar aún bajo los escombros, el entonces gobernador de Jalisco, Guillermo Cosío Vidaurri, fue obligado por Carlos Salinas de Gortari, entonces presidente de México, a “solicitar licencia”, pero fue todo lo que le ocurrió.

Lo peor es que una investigación realizada en 1992 por la Procuraduría General de la República (PGR), a cargo de Ignacio Morales Lechuga, exoneró por completo a PEMEX.

Justo en noviembre de ese año, en reunión con miembros de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, el procurador declaró que no se habían encontrado elementos que le permitieran fincar responsabilidades penales ni a personal de la paraestatal, ni a particulares.

Luego de la declaración del titular de la PGR, que fueron avaladas y hasta aplaudidas por la mayoría priísta de legisladores a modo, quedaron libres bajo fianza nueve funcionarios inculpados de las explosiones, cuatro de ellos empleados de PEMEX, así como el entonces presidente municipal de Guadalajara, Enrique Dau, también priísta.

Dichos funcionarios habían sido acusados por homicidio imprudencial, lesiones imprudenciales, daños en propiedad ajena, ataques a las vías generales de comunicación y violaciones a la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, pero de todo ello quedaron exonerados casi por decreto.

En el proceso penal a los inculpados de las explosiones, se hizo referencia también a los informes de alta explosividad que tenía una de las dependencias de Guadalajara, el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA), pero tampoco se hizo absolutamente nada al respecto.

Todo quedó en que el gobierno federal y PEMEX (del dinero de nuestros impuestos) tuvieron que aportar 331 millones de pesos que administró un patronato para pagar indemnizaciones a 10 mil personas consideradas daminificadas por la tragedia.

En noviembre de 1993 se reveló que ese patronato informó que los recursos se destinaron a indemnizaciones de fincas, vehículos, menajes de casas, contenidos de comercios con daños parciales o totales; a familiares de personas fallecidas, a lesionados por invalidez parcial o permanente; ayudas para enganches de viviendas o rentas, entre otros rubros.

Versión oficial del derrame de la gasolina al drenaje

La versión oficial de la PGR tras los peritajes realizados en Guadalajara fue que concurrieron “numerosos factores y no solo la rotura del poliducto Salamanca-Guadalajara”; entre esos factores, según el procurador Ignacio Morales Lechuga, estaban una obra del Tren Eléctrico Urbano y el “montaje inadecuado” de un tubo de agua sobre el poliducto.

De esta forma fue que las autoridades priístas explicaron lo ocurrido esa mañana del 22 de abril y deslindaron por completo a autoridades municipales de Guadalajara y a varios funcionarios de PEMEX, cuya negligencia y corrupción sigue originando sinnúmero de tragedias, particularmente ecológicas, y desde entonces se ganó a pulso el mote de ser el enemigo público número uno del medio ambiente en México.

Cabe destacar que cuando se cumplieron 20 años de la tragedia, en 2012, se conoció que aún estaban pendientes 11 demandas de damnificados, entre las cuales pedían que se incluyera a 14 personas más como lesionadas, que se indemnizara a las familias de seis personas fallecidas después de 1992 a consecuencia de sus heridas, que se apoyara con vivienda a 12 familias y que se colocara un monumento en memoria de las víctimas.

Todo ello, en este 2015, se quedó en el olvido, como también se ha olvidado, para muchos, el grave daño que la corrupción y la impunidad le sigue causando a este México nuestro de todos los días.

Recuento de las peores catástrofes originadas por PEMEX

El 3 de junio de 1979, a 80 kilómetros de la costa de Campeche, tras una explosión, se generó el mayor derrame de petróleo en la historia, los daños al medio ambiente fueron catastróficos.

La explosión en una planta de almacenamiento de PEMEX, que se reportó el 19 de noviembre 1984, provocó la muerte de más de 600 personas y dejó 2 mil heridos en San Juan Ixhuatepec.

El 22 de abril de 1992, las explosiones en el drenaje de Guadalajara, cerca de la planta de PEMEX, La Nogalera, dejó 206 personas muertas, mil 800 heridos y mil 500 sin hogar.

En 1996 se repetió la historia en San Juan Ixhuatepec, el 12 de noviembre, con una explosión relacionada con Petróleos Mexicanos, que dejó 2 muertos 14 heridos.

Una explosión en un gasoducto de PEMEX, el 6 de junio del 2003, en Los Nogales, Veracruz, tuvo como resultado 4 muertos y 500 heridos.

La fuga de gas amoníaco, el 14 de abril del 2005 en el pueblo de Nianchital, Veracruz, dejó 5 muertos y 6 mil habitantes desalojados.

El 17 de octubre de 2006, en el buque tanque Quetzalcoatl, en la Terminal Marítima de Pajaritos, hubo un explosión que dejó muertos y decenas de heridos.

En 2011 se registró un fatal accidente en la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, ahora con un saldo de dos muertos y al menos 10 lesionados.

Mientras que ese mismo año, en la terminal marítima de Pajaritos, Veracruz, 2 trabajadores resultaron con quemaduras por otro siniestro en la paraestatal.

El 18 de septiembre de 2012 se registró una explosión en la refinería de PEMEX, en Reynosa, Tamaulipas, que originó 31 muertos y 46 heridos. La tragedia ocurrió en el Complejo Procesador de Gas de la paraestatal.

El 14 de agosto de 2012 se registraron 3 explosiones en instalaciones de PEMEX en Tamaulipas, originando varios intoxicados y daños al medio ambiente.

El 31 de enero e 2013 se registró una explosión en el Edifico B2 de la Torre de PEMEX, en el Centro Administrativo de las paraestatal, en la Ciudad de México, dejando un saldo de 33 muertos y casi 200 heridos.

Por supuesto que el anterior es sólo un muy breve recuento de algunos de los principales siniestros, ya que PEMEX, desde su fundación en 1938, lleva miles de accidentes, muchos de los cuales se deben a la falta de mantenimiento de sus instalaciones, a la mala supervisión de sus procesos, a la utilización de material de mala calidad, a la carencia de una eficiente capacitación de sus trabajadores, a la contratación de personal externo aún peor capacitado, a la falta de inversión en programas de seguridad, en suma, a la negligencia y corrupción que por décadas se han denunciado insistentemente.

Escribidor: Jorge Castañeda

Director Editorial foroambiental.com.mx

Imágenes: Internet

, , , , , ,

14 Responses to PEMEX culpable de ecocidios y tragedias humanas

  1. Martha Higuera Abr 22, 2015 at 7:59 pm #

    Exactamente, es la corrupción lo que ha hecho que Pemex cause tantos accidentes fatales, pero pues siguen los mismos vicios y seguirán los desastres.
    Espléndido reportaje Jorge

  2. Renata Abr 23, 2015 at 1:22 pm #

    Y NI HABLAR DE TIPOS COMO CARLOS ROMERO DESCHAMPS, MULTIMILLONARIO Y OSTENTOSO PROTOTIPO DE ESA CORRUPCION, AL IGUAL QUE LA QUINA O DE SALVADOR BARRAGAN CAMACHO, NO.

  3. Sofía Martínez Abr 23, 2015 at 1:26 pm #

    Siempre PEMEX ha sido la súper caja grande de los corruptos gobiernos del PRI, como el actual, y mientras siga ese partido todo seguirá igual, porque ni Fox ni Calderón se atrevieron a hacer algo contra esa corrupción.

  4. Susy Sánchez Abr 24, 2015 at 5:04 pm #

    Muy cierto, pero la corrupción de PEMEX lleva décadas y es descarada. No hay que olvidar el PEMEX Gate.
    No entiendo por qué los mexicanos seguimos permitiéndolo.

  5. Héctor León Abr 24, 2015 at 5:06 pm #

    POR ESO HAY QUE SACAR PARA SIEMPRE AL PINCHE PRI DE LOS PINOS, SI TODOS NOS ORGANIZARAMOS LO LOGRARIAMOS

  6. Yuri Serna Abr 24, 2015 at 5:08 pm #

    Pero los mexicanos somos culpables, por seguir votando por el PRI. No tenemos remedio, por la gran ingnorancia que existe en el país.

  7. José Roberto Abr 24, 2015 at 5:12 pm #

    Claro que hay ignorancia provocada por décadas de gobiernos del PRI, por eso tenemos que luchar para que se acabe el gran mercado de ese partido, que justo por eso sigue ganando votos.

  8. Fany Abr 24, 2015 at 5:15 pm #

    LOS JOVENES DEBERIAMOS VER Y ANALIZAR TODAS ESTAS TRAGEDIAS PARA SABER PORQUE HAN PASADO LAS COSAS Y LA CORRUPCION QUE SIGUE HABIENDO.

  9. Rogelio Lara Abr 24, 2015 at 5:19 pm #

    Es una enorme cloaca Pemex, que además de desastres provoca pérdidas millonarias al erario.

    • Lalis Dic 22, 2016 at 2:29 am #

      Y también ayuda a que el país salga adelante! Pero eso no lo ves! Por gente ignorante como tú que abre la boca a lo pendejo México es un país tercermundista!!!

  10. Karla Aceves Abr 24, 2015 at 6:24 pm #

    La corrupción y la impunidad, por si alguien no se ha dado cuenta, forman parte del código genético mexicano

  11. Ernestina Díaz Abr 24, 2015 at 6:25 pm #

    Será en la genética de los priistas, porque yo no soy corrupta, ni mi familia.

  12. Jazmin Valderrama Abr 24, 2015 at 6:27 pm #

    PERO EL FONDO DEL ASUNTO ES QUE TENEMOS QUE HACER ALGO PARA IMPEDIR LA CORRUPCION, SOBRE TODO DE EMPRESAS QUE MANEJAN BILLONES DE PESOS COMO PEMEX Y QUE GENERAN TANTOS DESASTRES COMO EL QUE AQUI SE MUESTRA

  13. Alma Lara Abr 24, 2015 at 6:29 pm #

    Hagamos algo urgente contra Pemex y contra los gobiernos corruptos, porque si no este país seguirá hundido.